De dónde venimos y a dónde vamos?

Éste esta siendo sin lugar a dudas un comienzo de año aparentemente tranquilo, podríamos decir que hay una generalizada tendencia alcista (leve en el caso europeo), con volatilidades que parecen bajas después de lo vivido hasta ahora en los últimos meses, no obstante, desde mi punto de vista, no es sino la calma que precede la tempestad.

A comienzos de año fueron muchos los analistas que afirmaron en sus informes estratégicos que veríamos los máximos del S&P 500 para este 2012 en torno a los 1350 puntos, pues bien, tras este rally que estamos viendo desde niveles de 1200 de finales de diciembre, qué podemos esperar ahora si a mediados del mes de Febrero ya nos hemos situado en esa cota, la verdad es que el margen de mejora para lo que queda de año es presumiblemente muy reducido. El selectivo americano lleva varios días llamando a la puerta de los 1350, sin mayor éxito que abrir, asomar la cabeza y salir corriendo. Dicho esto, no quiero imaginar lo que le espera al Ibex, tras la divergencia que se ha producido en los últimos meses con respecto al S&P 500. Nosotros seguimos intentando atacar el 9000, pero muy poco a poco, y con la sensación de sobrecompra que hay en el mercado, no quiero imaginar donde nos iremos si el S&P500 se diera la vuelta… aquí vemos la diferencia de comportamiento de ambos índices en estos últimos meses:

Ibex-35

S&P 500

Como vemos, mientras que el S&P 500 ya ha recuperado toda la caída que sufrieron los mercados tras los momentos de gran tensión vividos en agosto de 2011, el Ibex se encuentra a día de hoy luchando con la resistencia del 38.2% de Fibonacci, y a merced de la media móvil de 200 sesiones, que fácilmente va a ir poniendo cota al movimiento alcista.

Resulta extremadamente difícil vislumbrar la posible evolución de los índices durante los próximos días. Desde luego, veo a la economía americana tratando de esquivar definitivamente el archinombrado “double dip”. Muy al contrario, en el viejo continente, el problema griego sigue latente, asumida ya su quita y su más que probable salida del euro, la ausencia de toma de decisiones firmes por parte de los dirigentes europeos y todo esto unido a los recortes del gasto que van a terminar por ahogar las economías, nos lleva de cabeza a esa recesión.

Todo esto me lleva a vislumbrar un S&P 500 que podría romper resistencias, y si tras 1350 supera los 1370 (máximo desde la gran caída de 2008), por qué no podríamos irnos a los 1400 e incluso buscar cotas superiores.

Por su parte, el Ibex-35 que va a su aire como hemos visto, va a seguir dependiendo por completo de las idas y venidas de las primas de riesgo periféricas, salpimentadas con las oportunas apariciones de las bajadas de raiting de las agencias. Así, atacar la media de 200 sesiones, la resistencia del 8850 y los 9000 parece que va a ser ardua tarea.

Juan Ruiz

Anuncios

~ por juanruizcaballero en febrero 14, 2012.

2 comentarios to “De dónde venimos y a dónde vamos?”

  1. Buen análisis Juan, cómo crees que puede afectar que a pesar de la deuda periférica y de las bajadas de ratings (una bastante reciente) las emisiones de deuda española están teniendo una relativamente buena acogida?

    A mi el hecho de que a pesar de la bajada de rating las emisiones sean exitosas me parece que es una buena señal

    • Agradezco mucho tu comentario Alfredo y me alegra que te haya gustado.
      Desde luego la pregunta que planteas da para mucho más que para un mero comentario como respuesta.
      En las últimas semanas hemos visto como las subastas de deuda han ido muy bien, no solo en términos de intereses pagados sino también en algo que mucha gente no tiene en cuenta, los bid to cover han sido muy elevados. Desde luego esto ha ayudado notablemente a la subida de las bolsas europeas. En el caso de nuestro país esta mejora de los spreads es causa del cambio de gobierno, la toma de medidas, la actuación de China y del BCE en las subastas, la barra libre de liquidez del BCE y sobretodo, no nos llevemos a engaño, a un espejismo de solución del problema de Grecia. Sin embargo, tengo la sensación de que el miedo que inunda los mercados en cada subasta hace que la bajada de rentabilidad se de por buena, sin efusividades, pero si los intereses pagados aumentaran, el impacto en sentido negativo sería mucho más significativo. Y lo mismo podemos decir sobre Grecia, ese espejismo que mencionaba anteriormente se traduce en un mercado que ya descuenta una quita de la deuda, no obstante, si esta es finalmente superior a la aceptada o incluso si se produce un mas que probable default desordenado, el mazazo sería devastador.
      Respecto a la opinión de las agencias de rating… Da la impresión de que los mercados “pasan” en cierto modo de sus últimas valoraciones, influyen, pero tal y como ha ocurrido en esta ultima rebaja que mencionabas, el efecto negativo ha sido bastante bajo, tienden a ir por detrás de la prima de riesgo, por lo que ésta suele adelantar las bajadas.
      Espero haber sabido responder a tu pregunta. Una vez más muchas gracias por tu interés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: